Todo lo que deberías saber sobre el Parkinson

¿Sabías qué la enfermedad de Parkinson afecta aproximadamente al 1 por ciento de la población mayor de 65 años y al 0,4 por ciento de la población mayor de 40 años?

El Parkinson consiste en un desorden crónico y degenerativo de una de las partes del cerebro que controla el sistema motor y se manifiesta con una pérdida progresiva de la capacidad de coordinar los movimientos. Se produce cuando las células nerviosas del área cerebral que controla el movimiento mueren o sufren algún deterioro.

Sus síntomas más particulares son: el temblor en reposo, la lentitud en la iniciación de los movimientos y la rigidez muscular.

Las causas por el momento se desconocen, exceptuando los casos inducidos por traumatismos, drogodependencias y medicamentos, y algunas formas hereditarias en ciertos grupos familiares.La causa hereditaria de Parkinson se estima entre un 10 y 15% de los diagnósticos y, en los casos de inicio temprano, alcanza un 50%. El factor genético no parece desempeñar un papel importante, aunque la enfermedad a veces tienda a afectar a familias.

Los primeros síntomas de la enfermedad de Parkinson son leves y se van haciendo cada vez más notorios con el paso del tiempo. 

En primer lugar, comienzan a aparecer dolores en las articulaciones, dificultad para realizar movimientos y finalmente una carga muy fuerte de agotamiento.

En la mayoría de los pacientes los síntomas comienzan en un solo lado del cuerpo y luego se generalizan. Asimismo, el carácter varía en los primeros estadios, por lo que es habitual la irritabilidad o la depresión sin ninguna causa. 

Los síntomas típicos son los siguientes: temblor, rigidez muscular, pérdida de movimiento espontáneo y automático, inestabilidad, dificultades para tragar y masticar, ​problemas urinarios, estreñimiento,trastornos del sueño, pérdida de expresividad e incluso, aumento o pérdida de peso. La pérdida de peso puede ser muy peligrosa, ya que puede influir negativamente en la enfermedad.

​Como las causas del Parkinson son desconocidas hasta la fecha, todavía no existe una forma de prevenir la enfermedad, ni un fiel tratamiento. 

El mejor medio para detectar esta patología es la observación, ejercida tanto por el médico como por los familiares del enfermo, ya que el contacto permanente les permite confirmar la continuidad o progresión de los síntomas y los posibles cambios tanto físicos como emocionales.
En la enfermedad de Parkinson es esencial el diagnóstico precoz, ya que cada tipo de parkinsonismo tiene un tratamiento diferente.