Dietas para la tercera edad en verano

Con la llegada del calor, las personas de la tercera edad deben cuidar especialmente su alimentación con el fin de evitar enfermedades y problemas derivados de la edad. Es importante adaptarse al calor y evitar la deshidratación. Por ello, además de permanecer en lugares sombreados y beber mucha agua, los mayores deben seguir una dieta adecuada, razón por la que desde Centro Residencial Coruxo traemos una dieta para la tercera edad en verano.

En primer lugar, es importante que los alimentos aporten los nutrientes necesarios para que las personas mayores tengan cubiertas sus necesidades energéticas, pero sin elevar la ingesta calórica. Por ello, es importante que tenga una completa cobertura en vitaminas, sales minerales, fibra y líquidos.

Los alimentos para cubrir esto serían: frutas, verduras y hortalizas frescas y de temporada, las cuales no aumentan temperatura, pero aportan vitaminas y minerales al organismo.

Además, es importante recalcar la importancia de las proteínas, cuyos alimentos, pese que puedan resultar de menor interés de consumo para las personas mayores por la dificultad de masticación y deglución, la carne, el pescado, los huevos o las legumbres son esenciales para reforzar el sistema inmunológico, así como en la formación y el mantenimiento de la musculatura, dado que es la proteína quien transporta el oxígeno a las células

Sin embargo, no hay excusa, existen variantes para el verano que aportan proteínas, tales como ensaladas, pasteles fríos, huevos rellenos o brochetas.