Consejos para conseguir bienestar emocional en la vejez

Existen hábitos sencillos que contribuyen al bienestar emocional de las personas mayores y les ayudan a combatir la soledad. Por ejemplo, cada día, conviene salir a pasear.

Es importante dar esperanza porque muchas personas mayores hacen nuevas amistades cuando salen todos los días al parque, se sientan en un banco, y charlan con otros mayores. Y es que uno de los mayores peligros de la tercera edad es perder las relaciones sociales, por ello, es conveniente que intentes cultivar tus relaciones con tus vecinos.
Es muy positivo y enriquecedor estar integrado en las actividades, por ejemplo, de la parroquia; ya que puedes cantar en el coro de la iglesia, entablar relaciones de amistad, etc. Además, los beneficios de la música son excelentes, no solo para tener un buen estado de ánimo, sino también para cuidar la memoria. 

La soledad de las personas mayores se potencia todavía más en las grandes ciudades, donde la indiferencia social es mayor debido al individualismo existente. Sin embargo, en los pueblos, es más fácil mantener relaciones sociales porque existe más cercanía entre los vecinos, y la sensación de soledad es menor.

Otras actividades que son muy buenas para una persona mayor, porque además de estar acompañada se siente bien al tener un plan diferente son: aprender a jugar al ajedrez, ir al cine,  asistir a clases de baile o a gimnasia de mantenimiento, participar en un taller de escritura creativa, leer libros, entre otros.

La lectura es un hábito estimulante que mantiene la mente ocupada. En caso de tener algún tipo de dificultad física para no poder acudir a una biblioteca, podrías consultar tu situación con la biblioteca de tu barrio, ya que algunas de ellas ofrecen la posibilidad de llevar los libros a la casa del usuario, aunque este servicio solo se ofrece en situaciones muy puntuales.

También escribir tus propias memorias es un reto muy estimulante a nivel personal. No se trata de convertirse en un escritor profesional y desear publicar tu propia vida en un libro. Pero puede ser un libro muy emotivo para ti, que sea tu particular legado para recordar todo lo bueno que te ha pasado en la vida. La alegría en la vejez se potencia a través del recuerdo

Merece la pena recordar que ser mayor es todo un privilegio y un honor.