¿Cómo evitar un ictus?

¿Qué es el ictus? Se trata de una enfermedad que surge debido a una alteración en el flujo de la sangre que llega al cerebro.                              Existen dos tipos de Ictus: el hemorrágico, en el cual se produce un sangrado dentro del cerebro y el isquémico en el que un coágulo impide el flujo normal de la sangre. En ambos se produce una lesión en las células del cerebo o pérdidas de neuronas.

Los síntomas varían desde una pérdida de fuerza en la mitad del cuerpo, una alteración del lenguaje o la visión, falta de la coordinación o del equilibrio, dolor de cabeza muy intenso y hasta incapacidad total para caminar.

Cada año alrededor de unas 120.000 personas sufren un ictus en España, un un 50% quedan con secuelas que les incapacita o en el peor de los casos, fallecen. Lo primero que debemos hacer si notamos alguno de estos síntomas es llamar a los servicios de emergencia y así realizar el traslado a un hospital lo antes posible.

Su tratamiento consiste en intentar disolver el coágulo y restablecer el flujo de sangre. Esto se puede conseguir con un tratamiento farmacológico dentro de las primeras cuatro horas y media desde el comienzo de los sintomas.

Según los últimos estudios, el ictus está entre las tres primeras causas de muerte en España, la primera en mujeres y también la primera causa de discapacidad adquirida en el adulto. Sin embargo, gracias a la mejora en la detección precoz de los síntomas, el control de los primeros factores de riesgos y los avances en medicina, se han disminuido los casos de ictus, pero la incidencia sigue aumentando.

La OMS estima que en los próximos 25 años su incidencia se incrementará un 27%.

Hay que actuar lo más rápidamente posible, pero es más importante y esencial siempre prevenir. Nos ayuda a ello, evitar el tabaco, hacer algo de deporte, no consumir alcohol y la buena alimentación.